SUMATE AL EQUIPO

Preguntas Frecuentes

Es natural que los padres se preocupen por la salud y bienestar de sus hijos. Muchos no visualizan inconvenientes en el desarrollo de sus niños, pero sin embargo, algunos padres se preocupan porque su bebé o niño no manifiesta un desarrollo como el de otros; sus hábitos de comer o dormir, el comportamientos con otros en el jardín o la escuela, su relación con la familia pueden diferenciarse del común de los niños.
Estas preocupaciones pueden deberse a varias razones y lo primero que se debe hacer es la consulta con el médico Pediatra; él es quien mejor puede aconsejar a los padres sobre el desarrollo de su hijo y si existen dudas, realizará las derivaciones correspondientes (neurólogo infantil, fonoaudiólogo, psicólogo, etc.) o bien puede indicar la realización de un Psicodiagnóstico para determinar indicadores más específicos.
Las señales de alarma son aquellas manifestaciones que nos pueden hacer sospechar que estamos ante una disfunción neurológica y así poder establecer un diagnóstico precoz. Por otra parte un signo de alerta es la expresión clínica de una desviación del patrón normal del desarrollo, aunque no supone necesariamente la presencia de patología neurológica; pero su detección obliga a realizar un seguimiento riguroso. Clásicamente se describen por áreas, pero con el objeto de adaptar la valoración a las edades en que se realizan los exámenes de salud hemos optado por el orden cronológico.

Cuando el bebé tiene 1 mes de edad:
No levanta momentáneamente la cabeza en decúbito prono.
No fija la mirada en la cara humana.
Irritabilidad persistente sin causa clara.
Trastornos de la succión o rechazo persistente del alimento.

A los 3 meses
Ausencia de sonrisa social
No interés por iniciar interacciones
No fija la mirada; no se observa respuesta a estímulos auditivos
Hipotonía-hipertonía (manos cerradas, pulgar incluido)
No logra control cefálico
Asimetría mantenida

A los 6 meses
Persistencia de algún ítem anterior.
Falta de interés por el entorno
Ausencia de vocalizaciones recíprocas
Escasa variación expresiva
Respuestas monótonas o indiscriminadas
Dificultad de adaptación a los cambios (situaciones, alimentos, personas)
No toma objetos
No utiliza una de las manos
Persistencia de los reflejos arcaicos

A los 9 meses
Persistencia de algún ítem anterior.
No balbucea
No experimenta con sonidos
No conoce a las personas que lo cuidan habitualmente
No se mantiene sentado
No voltea
No retiene dos objetos

A los 12 meses
No reclama la atención del adulto
No extraña
No imita gestos
No explora juguetes
No pronuncia sílabas
Falta de interés por desplazarse
No mantiene sedestación estable
No utiliza pinza superior
Se observan trastornos de alimentación o de sueño

A los 18 meses
No logra marcha autónoma
No comprende órdenes sencillas
No presenta jerga con intención comunicativa
No conoce el nombre de objetos familiares
Tiene una conducta estereotipada
Falta de juego imitativo
No expresa emociones (alegría, cariño)
Tiene crisis de cólera y dificultad para calmarse

A los 2 años debería:
Realizar juego imitativo
Construir una torre de 2 cubos
Imitar un trazo sin dirección determinada
Señalar partes de su cuerpo
Reconocer imágenes familiares
Tener algún lenguaje propositivo
Tener marcha autónoma
Comprender y cumplir órdenes
Masticar alimentos sólidos

Otros signos de alerta, a cualquier edad.
Conductas agresivas o de aislamiento
Conductas auto agresivas
Baja tolerancia a la frustración
Miedos exagerados
Timidez extrema
Ausencia de juego simbólico o de imitación
Indiferencia excesiva al entorno
Rituales y/o estereotipias
Lenguaje ecolálico o fuera de contexto
Conducta desorganizada, oposicionista o negativista

(Texto extraído de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria).

El Psicodiagnóstico es la aplicación de un conjunto de herramientas compuesto (test, técnicas psicopedagógicas y pruebas diversas) que tienen como finalidad el estudio profundo de la personalidad desde un punto de vista clínico y psicopatológico; en función de la orientación será el tipo de exploración que el profesional necesite hacer sobre el bebé o niño que se evalúa.
El objetivo del Psicodiagnóstico es el conocimiento de los aspectos evolutivos, madurativos, de desarrollo, intelectuales, cognitivos, emocionales y afectivos y disposiciones potenciales del niño. Generalmente comprende las edades de la primera y la segunda infancia (esto es entre los 2 y los 11 años). Dentro del campo de evaluación podemos incluir también desde los niños recién nacidos hasta los de dos años, pero aquí la forma de evaluación es en base a la integración de otro tipo de métodos tales como la evaluación de la psicomotricidad y las observaciones pediátricas y psicológicas que se realizan durante el primer año de vida donde las sintomatologías se expresan mas a través del cuerpo.

En el Centro El Solar – Colón se realizan Psicodiagnósticos los cuales incluyen la evaluación desde las disciplinas de psicopedagogía, psicología, fonoaudiología, musicoterapia, kinesiología, terapia ocupacional y educación especial.
Luego de estas evaluaciones se indican a los padres la necesidad o no de tratamientos específicos y se realizan las derivaciones correspondientes.

El certificado de discapacidad es un documento público otorgado por organismos estatales correspondientes que acredita la discapacidad de la persona. A través de este certificado, su beneficiario podrá exigir todos los derechos que le otorga la Ley 22431, la cual promueve la protección integral a las personas con discapacidad.
En Entre Ríos, el certificado de discapacidad se tramita en el Hospital Justo José de Urquiza en la ciudad de Concepción del Uruguay y en el Instituto Provincial de Discapacidad (IPD) en Paraná.

En el Hospital Urquiza de Concepción del Uruguay se encuentra la oficina de Servicio Social donde se realiza el trámite correspondiente. Los requisitos obligatorios que se solicitan son:

1- Certificado original, no fotocopia, del médico especialista que contemple el diagnóstico completo y una breve descripción del estado de salud actual del paciente. El certificado no debe de tener más de 6 meses de antigüedad.
2- Estudios médicos complementarios, según patología como por ejemplo: radiografía (depende de la patología) adjuntando su informe; electrocardiograma; tomografía computada; estudios genéticos si los posee; y otros que se consideren importantes.
3- Fotocopia del acta de nacimiento.
4- Documento de identidad (DNI; CI; LE; LC) original y legible del paciente y del padre o tutor a cargo; de ambos una fotocopia.
5- En caso de no tener actualizado el domicilio en el documento, presentar una declaración jurada policial.
6- Si tiene Obra Social deberá adjuntar: una fotocopia del último recibo de sueldo o del familiar que lo tiene a cargo; y una fotocopia del carnet de la mutual del paciente.
En caso de tratarse de una renovación del Certificado Nacional de Discapacidad, deberá adjuntar el certificado ORIGINAL vencido. Si este ha sido extraviado se debe presentar la denuncia policial.

Quizás el mayor beneficio de contar con un certificado de discapacidad es el que le permite obtener la cobertura integral para el tratamiento o rehabilitación que la persona necesita, según lo establecido en la Ley 24.901. Esta cobertura debe ofrecerla la obra social o empresa de medicina prepaga si el beneficiario cuenta con alguna de ellas; o el PROFE (Programa Federal de Salud) si el beneficiario tiene una pensión graciable.
Además, el certificado le otorga otros beneficios tales como: obtención de pases libres para el transporte público de pasajeros, regímenes especiales de asignaciones familiares, franquicia para adquirir vehículos con excepción del pago de determinados impuestos; y todos los beneficios enunciados en la Ley 24.901 y otras que promueven la protección integral de las personas con discapacidad.
Al momento de solicitar la cobertura de servicios educativo-terapéuticos ante las obras sociales, éstas se rigen de acuerdo a la Resolución 400/99 de la Administración de Programa Especiales.
Si bien cada obra social puede solicitar documentación específica, generalmente la documentación a presentar es:

Documentación a ser presentada por los padres del beneficiario:

  • Primero recurrir a la oferta pública de servicios educativo-terapéuticos. En caso de imposibilidad de la misma, se deberá indicar por escrito y acompañar un informe de prestaciones recibidas anteriormente.
  • Solicitud de subsidio la que será indicada expresamente por el Médico del paciente.
  • Certificado de Discapacidad emitido por el organismo correspondiente.
  • Breve nota de pedido de los padres.
  • Fotocopia del DNI del titular y beneficiario.
  • Fotocopia del carnet de la obra social del titular y el beneficiario.
  • Último recibo de sueldo del titular. Si cobrara por quincena, 1º y 2º quincena.
  • Fotocopia de la Partida de Nacimiento del beneficiario.
  • Datos personales.
  • Documentación del Establecimiento.
  • Presupuesto con validez por 180 día o año lectivo à deberá confeccionarse en formulario donde conste: razón social, dirección, nº de CUIT).
  • Propuesta de tratamiento para el beneficiario à tipo de prestación; si incluye almuerzo, merienda, etc.; horarios de concurrencia.
  • Carpeta institucional
  • Habilitaciones
  • Conformidad de prestación en formulario de la Obra Social.
Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) – Maipú 88 – Capital Federal – Tel. 0800- 333 0300 Delegaciones de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) para efectuar reclamos.
Debe comunicarse con el Servicio Nacional de Rehabilitación, cuyos datos son los siguientes:
Dirección: Ramsay 2250 – Capital Federal – Tel. 4783-8144 / 9077 / 4354
Correo electrónico:  snr@snr.gob.ar     Página Web: www.snr.gob.ar 
Para efectivizar el trámite el afiliado titular o apoderado/representante puede concurrir a la sede central de su Obra Social y cumplimentar el Formulario A  o bien a la Superintendencia de Servicios de Salud completando el  Formulario B.

Fuente: Superintendencia de Servicios de Salud  Av. Roque Sáenz Peña 530 (C1035AAN)
Teléfono: (011) 4344-2800
Línea gratuita: 0800-222-72583 (SALUD)
Resolución 075/98-S.S.Salud

En caso de reclamos por cobertura de empresas de Medicina Prepaga deberán dirigirlos a la Superintendencia de Servicios de Salud.

Pensión no contributiva (por discapacidad). Requisitos para acceder a una pensión por discapacidad:

 

• Encontrarse incapacitado en forma total y permanente. Se presume que la incapacidad es total cuando la invalidez produzca una disminución en la capacidad laborativa del 76% o más.

• No estar amparado el sujeto de derecho ni su cónyuge por ningún tipo de beneficio previsional o no contributivo alguno.

• No tener bienes, ingresos ni recursos de cualquier tipo que permitan la subsistencia del sujeto de derecho y de su grupo.

• Ser argentino o naturalizado. Los naturalizados deben contar con una residencia continuada en el país de por lo menos 5 años anteriores al pedido de la pensión.

• Los extranjeros deben acreditar una residencia mínima y continuada en el país de 20b años inmediatos anteriores al pedido de la pensión.

• No encontrarse detenido a disposición de la justicia.

• Aclaración: actualmente la flexibilidad en el cumplimiento de los requisitos es mayor, es importante que el interesado concurra al centro que le corresponde por su domicilio e inicie la gestión de la pensión

• Para iniciar el trámite el sujeto de derecho tiene que dirigirse a la Comisión de Pensiones en Territorio más cercano. Para aquellos con domicilio en Capital Federal el domicilio a dirigirse es Alsina 1474, Capital Federal. Tel: 4379-4805/4870

Back to Top